viernes, 28 de enero de 2011

Asi comienza "La joven dolores"


quién anda ahí?menudo susto, nome había dado cuenta de que llevaba a alguien
detrás. eché a correr muerta de risa y muerta de miedo. era noche sin luna y no se veía
un carajo. imposible adivinar quién era. oía aullidos y gruñidos detrás de mí. era un
juego, pero el corazón seme salía por la boca igualmente.
salimos a la carretera, los faros de los coches nos deslumbraron.
más tarde, durante la cena, alguien contó que antes, cuando se llegaba a la isla en la
joven dolores, el bosque eramás negro, el aguamás pura, el diablo campaba a sus
anchas por los acantilados del cap y te devolvía a la vida si tenías la suerte de cruzarte
con él.

Debut (letra)


no soy más que una aprendiz
soy feliz planchando costuras
-haz un traje para mílo
pide así, agarrando mi cintura
deslumbrante en el umbral
el botón ante el ojal
es la estrella principal
y borda la comedia
de pequeña hice ballet
aún ahora sé un par de piruetas
y me puedo equilibrar
sobre el pulgar
es mi arma secreta
las agujas del reloj
llevan puntas como yo
clavan quinta posición
y dan las seis y media
y él…
él se muestra muy cortés
-bonitos pies, son muy puntuales
se te da muy bien coser
pues fíjate, estoy hecho de retaleslas
agujas del reloj
nos apuntan a los dos
el telón caerá si dios
no baja y lo remedia
y él…
me
enhebra


christina rosenvinge: voz, guitarra española
chris brokaw: guitarra eléctrica
charlie bautista: guitarra eléctrica
jeremy wilms: bajo, voz
steve shelley: batería

Desierto ( letra )


aún no sé con exactitud por qué miraba hacia atrás
en el cielo sentí un alud, pudo la curiosidad
perdón por la ingratitud, por desobedecer
es que me falta esa virtud, cerrar los ojos, correr
ahora pienso en ti, pienso en él
eres tan justo, eres tan cruel
soy la culpable, soy la que es infiel
no siento el alma, siento la piel
al despertar el viento vuelve a soplar
me arrastra muy lejos de aquí
a la noche en que me perdí
a la sombra de un abedul
vi muchas tardes pasar
ay, mi niña, su mundo azul
se quemó con la ciudad
agotada la juventud
sólo quedaba aspirar
a otra forma de esclavitud
buscando en la oscuridad
ahora pienso en él, pienso en mí
arrodillados en nuestro jardín
bajo la luna perversa de abril
curando el cuerpo, volviéndolo a herir

christina rosenvinge: voz, piano
aurora aroca: violonchelo
jeremy wilms: bajo
steve shelley: batería

La noche del incendio


aparte del incendio algo nos mantenía allí
tal vez era el silencio entonces roto por las mil
sirenas, antirrobos, alarmas, que al sonar
formaban el acorde que define a esta ciudad
era como un festival inesperado en la noche estival
el papel incandescente caía como lluvia sideral
una carta ardiendo aún me cayó muy cerca entonces tú
tú, precisamente tú
la apagaste de repente
me dijiste algo insolente
y volviste a desaparecer
me condenan por asalto, me condenan por robar
la condena es un anhelo que no puedo precisar
me atrapa, me consume, me nubla la razón
a mí, que saqué notable en arte y manipulación
esa noche el resplandor borró la luz del día y su terror
los muchachos se embravaban, las chicas parecían estar en flor
oí la música sonar y acepté la única invitación
tú, precisamente tú
con tus modos indolentes
me escribiste tu nombre en la frente
y volviste a desaparecer
los rascacielos arden, todo debería arder
te gusta echar de menos pero no sabes querer
te empeñas en atarme y luego echas a correr
si el monstruo te da miedo ¿por qué le das de comer?
el diablo se lamenta y dice ¿pero cuál es mi función?
¡el de arriba es ya tan torpe que no hay manera de hacerlo peor!
mientras pincha un lexatín con la punta de su tenedor
tú, precisamente tú
en tu caos, tan diligente
la maldad suele ser inconsciente
y vestirse de fatalidad
tú, precisamente tú
con tu amor intermitente
del pasado saltas al presente
y de nuevo, a desaparecer


christina rosenvinge: voz, piano
charlie bautista: guitarra española
jeremy wilms: bajo
steve shelley: batería

Nuestra Casa


vuelvo a buscarte donde sé que perdí
el único rastro que quería seguir
vuelvo a buscarte, date prisa en bajar
no lleves nada porque nada sirve ya
sin saber qué estrella hay que seguir
nos hundimos en la oscura inmensidad
aunque no haya tiempo para dormir
volveremos, volveremos a soñar
la juventud era una extraña enfermedad
que sólo el tiempo nos pudo curar
¿ves la colina que despunta hacia el sol?
es nuestra casa, la que haremos tú y yo
sin saber qué estrella hay que seguir
nos hundimos en la oscura inmensidad
aunque no haya tiempo para dormir
volveremos, volveremos a soñar

christina rosenvinge: voz, guitarra acústica
chris brokaw: guitarra eléctrica
charlie bautista: teclado
jeremy wilms: bajo
steve shelley: batería y percusión

La idiota en mi ( mayor)


la idiota enmi (mayor)
el verano fue tan imparcial
que nos hizo polvo a los dos igual
todo se perdió en el vendaval
lo que era cimiento, lo que era cristal
la canción que me aprendí para ti no era ésa
la última vez que te vi pude recordar
descansa, ven y duérmete
tanta furia para qué
la página está por escribir
si tú te negaste yo no me atreví
la idiota en mi te dijo adiós
aunque lloraba no se notó
la canción que me aprendí para ti no era ésa
la última vez que te vi pude recordar
descansa, ven duérmete
tanta furia para qué
canta, que yo tocaré
hasta que te haga volver
la canción que me aprendí para tí era ésta
la última vez que te vi pude recordar
empieza y acaba en mí y dice aquí en la letra
que no podrás vivir sin mí ¡qué fatalidad!


christina rosenvinge: voz, guitarra acústica y eléctrica
benjamin biolay*: voz y piano
charlie bautista: guitarra acústica y eléctrica
jeremy wilms: bajo
steve shelley: batería

Weekend


los novios de la tarta
entrando en el salón
aplausos y bengalas
así éramos tú y yo
qué lindo era el trofeo
cuánta la vanidad
qué ardiente era el deseo
y qué poca seriedad
ufano le sacaste
el dedo a tu rival
pensando que saldrías
intacto una vez más
la fiesta se ha acabado
mi dulce pedestal
ha sido devorado
empezamos a cansar
acaricias algo que no existe, y yo
me hago trizas al verte siempre triste, amor
dentro de ti no cabe nadie más que tú
con el verdadero amor se hacen casas de ladrillo
con esto que hay entre tú y yo sólo salen estribillos
al tocar tierra la lluvia se vuelve barro
lo llaman ruptura, pero es desgarro
adoro tus encantos
pero me voy de aquí
el abismo es un lujo
que no me puedo permitir
sé que echaré de menos
cada milímetro de ti
tú y yo nos entendemos
siempre será así
acaricias algo que no existe, y yo
me hago trizas al verte siempre triste, amor
dentro de ti no cabe nadie más que tú
no llores más, mi vida
se ahoga mi corazón
está creciendo un río
en medio del salón
ya suelto las amarras
lista para zarpar
me voy en mi barquito
de la inmensa soledad


christina rosenvinge: voz, pandereta
charlie bautista: guitarra eléctrica
chris brokaw: guitarra eléctrica
jeremy wilms: bajo
steve shelley: batería

Videos De Christina

Loading...

Seguidores